16 julio, 2007

MÚSICA PARA CAMALEONES


Tenía entendido que, despues de pasarse seis años dedicado a su gran éxito literario, Truman Capote había bajado el nivel. Yo no he leído A sangre fría. Lo confieso. Era uno de aquellos libros de mis eternas "listas de pendientes" pero después de que hicieran la peli (que tampoco he visto) se me quitó la ilusión. Soy consciente de la enorme chorrada que esto constituye. Pero era así...
Lo que sí leí, hace algunos años, es El arpa de hierba. No me entusiasmó, no me llamó la atención especialmente y tengo un recuerdo bastante difuso de ella. Dudo bastante que sea culpa de la novela y lo atribuyo a que quizás no la leí con demasiado interés. La historia trataba de una huelga (de la que no recuerdo la causa) que llevaba a un chaval y a su cándida tía a pasar varios días en la típica “casa del árbol”. A partir de esta pequeña revolución, Capote cuenta la reacción del resto del pueblo, la vida de los vecinos que se reunían bajo aquel árbol que antes había sido tan solitario. O algo así.
Era una prosa tan poética…
La semana pasada eché un vistazo a las publicaciones de bolsillo de Anagrama. De vez en cuando, los libros de esa colección (que me parece muy, muy buena) son un capricho que me puedo permitir. Aunque me costó decidirme, finalmente lo hice por Música para camaleones. Es una recopilación de relatos, una novela corta llamada Ataúdes tallados a mano que, según dicen, rivaliza con la mismísima A sangre fría (sinceramente, espero que A Sangre fría esté mejor, no porque esta otra no me haya gustado sino porque no me parece que sea para tanto) y una tercera parte, “Conversaciones y relatos” que es, para mi gusto y sin lugar a dudas, lo mejor del libro. Si un fulano que está “de capa caída” es capaz de escribir tan genialmente, de hacer unos “documentales” como estos, entonces creo que definitivamente no voy a poder leer su obra maestra. No sin que me dé algo mientras leo.
Hay dos historias, concretamente, que me parecen excepcionales; la primera, Un día de trabajo, en la que el autor acompaña a su asistenta a los otros domicilios donde limpia: es un paseito por algunos personajes neoyorquinos. El otro se llama Y luego ocurrió todo. En este, Capote acude a la cárcel para entrevistar a Robert Beausoil, un tío relacionado con la familia Manson, los bestias que se cargaron a la mujer de Polanski y a sus amigos. Supongo que el interés de esta historia radica para mí en el hecho de que sabía muy poco sobre el tema y me ha alentado a que me informe. Sobre esto y también sobre los asesinatos de Robert y John Kennedy (aunque este tema lo toca muy de refilón)
Ahora bien, en todos ellos, la prosa está tan maravillosamente dirigida, la narración es tan clara y tan ordenada, que uno no puede hacer otra cosa que entender porqué Capote está considerado uno de los mejores escritores americanos del siglo XX.
Decían de él que era un “amigo de doble filo” precisamente por su capacidad de observar lo que le rodeaba y escribirlo después sin adornos amables ni rastro de piedad hacia los protagonistas, por muy famosos o muy amigos que fueran.
Capote era un genio, no un santo...

3 comentarios:

Francisco dijo...

Capote es un portento de escritor como lo fué Heminway o Nabokov.Tiene como dijo Stevenson;el encanto que hace al escritor.
Saludos.

Anna dijo...

Yo si he leído a sangre fría.
Como suele suceder las pelis no tienen que ver con la obra literaria.
Primero hay que leer y después ver, aunque al revés es también grato porque aprendes a ver las diferencias, por supuesto al leer, imaginas más y captas detalles, que al ver no consigues porque los detalles se hacen perezosos a la vista.
Y eso que en este caso la película, es bastante buena.
El libro es muy bueno, ya que realmente sientes la crueldad, el miedo, dolor, y finalmente la satisfacción cuando los cogen, en primera persona.
Es una obra maestra.

Anikaa dijo...

Entonces habrá que leerlo :) Tb intentaré hacerme con Desayuno en Tiffany's... (que es que tengo una curiosidad...) Eso sí, con calma. Que como no me gusta repetirme con los autores, tengo que ir intercalando para tener sobre qué escribir...! Gracias por la recomendación!