13 agosto, 2008

UN RELATO POLICÍACO (Imre Kertész) Y EL PREMIO NOBEL

Como ya sabréis al escritor húngaro Kertèsz le otorgaron el Nobel de Literatura en el año 2002. ¿Qué es lo que significa esto? ¿Dice más de su obra o de su trayectoria político-ideológica?¿Ha sido siempre así?
La verdad es que cuando leí Un relato policíaco y decidí en plena agitación postliteraria
que escribiría sobre él, no se pasaron por mi cabeza de chorlito ninguna de estas tres preguntas. Fue el primer texto de Kertész que leí y, francamente, me hipnotizó. El hechizo duró apenas un par de horas (ciento cuatro páginas en la edición de Acantilado) y no se debió a exquisiteces del lenguaje, ni a la magia de la histora. Básicamente porque no es un libro de esos.
El abogado de Antonio Rojas Martens, un miembro de la policía secreta cuya ejecución está próxima, es el encargado de introducir esta crónica tan sencilla como atroz (palabras muy acertadas del protagonista) La dictadura de un supuesto país sudamericano ha llegado a su fin, y ahora toca pagar los platos rotos. Martens cuenta, como único responsable detenido que es, la verdadera historia del expediente Salinas, dos personas, padre e hijo, a quienes asesinaron años atrás él y sus dos compañeros, ahora desaparecidos. El título de la novela es, aparentemente, tan soso como su argumento. Pero no es sosedad, no… Es concisión, frialdad, dureza y crudeza. Tal vez algo más que todo eso. Algo inquietante. El verdugo no se arrepiente de lo pasado y lo cuenta como si llevara ya años muerto. Esto, unido a la relativa miga que tiene la historia, da para quedarse uno satisfecho cuando cierra el libro. Al margen, si uno quiere, de profundizar en la sordidez del alma humana. Eso para gustos.
En una escala del uno al diez, os lo recomiendo un siete largo (lo he dudado un rato) Quizás no parece mucho, pero bajo mi criterio eso es bueno. Vamos, que volvería a leerlo si no lo hubiese hecho ya…

Volviendo a las preguntillas de antes…¿Vosotros qué opináis? Fue el sábado por la noche cuando ese abismo se abrió bajo mis pies, tras una interesante y breve conversación sobre Saramago y los que con él comparten la herencia. Yo estaba blanca de ira ante las críticas vertidas, pero para gustos colores, faltaba más. Obviando este pequeño desacuerdo no supe qué pensar de lo que se me estaba diciendo, todo ello perfectamente resumido en la brillante frase “si un año de estos le dan el Nobel a Paulo Coelho, nunca más compro un libro”. Es una exageración, pero no es descabellado que se lo acaben dando (¿o pensáis que sí?) y, hecha la sentencia, me asalta la duda. Sospechaba yo que no he leído a demasiados Nobel y, para confirmarlo, me he mirado la lista. He leído a Mann, Hesse, Faulkner, Hemingway, Camus, Sartre, Boll, Bellow, García Márquez, Golding, Mahfuz, Cela, Oé, Grass, Lessing y ahora Kertész. Identifico a una docena más (de algunos de estos he leído incluso algunas páginas. Ejemplos: Steinbeck, Coetze, Kipling y Yeats. Sólo puede que lo reintente con Steibeck y Kipling) No hablaría bien de todos, si me pusiese a ello. ¿Se premia el pseudointelectualismo, la pretenciosidad y pedantería? Yo no diría tanto, sólo algunos encajan en esas características, creo. ¿Se premia la calidad literaria? Bueno, los hay que me gustan más y también otros que me gustan menos. ¿Se premia la aportación moral de las obras a la humanidad? Parece que los tiros van más un poco por ahí, ¿no creéis? A algunos de estos escritores se les supone cierta superioridad en ese ámbito por sus vivencias pasadas. En fin… ¿Adónde quiero llegar con todo esto? Para ser sincera, no lo tengo demasiado claro… pero me apetecía divagar sobre ello. ¡Es el Nobel de Literatura! ¿No echáis de menos a nadie por su calidad para contar simplemente historias? ¿Creéis que el Nobel va de otro rollo? ¿Veis factible que se lo den a Coelho dentro de unos años?

3 comentarios:

fundadores dijo...

Pero cómo le van a dar el Nobel a Paulo Coelho. Siguiendo los motivos que propiciarian semejante barbaridad, antes habría que galardonar a otros, aunque sólo fuese por su mayor aportación en cantidad de obras (por ejemplo Stephen King, Ken Follet, Noah Gordon, o incluso el egiptólogo ese: Christian nosequé). La verdad es que no creo que se deje de premiar a autores 'raros' e intelectualoides, desconocidos para el gran público que lee los libros en la playa.

Anikaa dijo...

Me encanta esa frase "el gran público que lee los libros en la playa" Yo no veo tan descabellado lo de Coelho, aunque quizá sea pensar muy mal...claro que antes tendrían que acabárseles los "imporatantes"...Pero no sé, ya Doris Lessing me sorprendió bastante, eso es verdad (vale, que sólo me había leído un libro suyo, pero me llegó la experiencia...) Y Coetze... en fin! Todo el mundo habla muy bien de él (o casi todos a quienes oí hablar) pero esas hojas que os racaneé a los de BLB de la biblioteca de la casa vieja... puaj!

Jorge López Fernández dijo...

No creo yo que Coelho reciba nunca un Nobel. El paso siguiente sería ya dárselo a Dan Brown (y el anterior, a Stephen King, como bien dice fundadores). Pienso que nunca dejarán de premiar a autores intelectualoides y/o comprometidos (aunque muchos sean realmente buenos, no pretendo menospreciarlos por pertenecer en su mayoría a este grupo). Es uno de esos premios que se quiere autoelogiar a sí mismo premiando a autores no demasiado conocidos mundialmente, como demostrando lo cultos que son, que conocen a todos los que escriben algo en un papel.
No soy un gran literaro, pero ésa es mi impresión sobre esos premios. Muchas veces se ha premiado a grandes autores, y dudo mucho que alguna vez premiasen a alguno realmente mediocre, pero todo autor cuyos libros son leídos en la playa ;) es descartado para el premio. No encaja con su "prestigio".